A 130 square meter representation of D. Quixote and his sidekick Sancho Pança

Arte urbano en Oporto

Cuando empecé a vivir en Oporto en 1996, la ciudad era gris por causa de sus construcciones de granito y tengo que confesar que era un poco deprimente, la gente de Lisboa la describía como una ciudad sombría, con niebla y poca luz. Pero esto ha cambiado, y de entre las mejoras que he visto en los último veinte años en la ciudad, el arte urbano es uno de los grandes responsables por el color y la juventud con la que describen Oporto la gente que nos visita.

Los únicos graffitii que recuerdo en los años 90 es la letra A con un círculo blanco, el símbolo de la Anarquía, pintado por los punks en todas partes y que no cuentan como arte urbano. Los graffitti normalmente son obras ególatras, cuyo principal objetivo es darse a conocer rápidamente por el máximo número de personas y por ese motivo muchos graffiters pintan en los trenes, porque estos recorren largas distancias y permiten ser conocidos fuera de nuestro entorno o vecindario.Además, el graffiti tiene una especie de código que sólo pueden apreciar otros graffiters, excluyendo al resto de comunes mortales, lo que provoca que este tipo de arte no sea bien aceptado socialmente.

Una chica, palomas y un ratón en Oporto

Esta pared tiene obras de diferentes artistas, entre ellasde Lara Luís, la chica de la izquierda

Por el contrario, el arte urbano se crea para dejar una impresión en la sensibilidad de la sociedad, con temas que son bien aceptados y que encantan a la gente. Es una forma de arte más altruista y siempre tiene un mensaje detrás, tratando de cambiar la sociedad a través de los murales, collage, stencyl, azulejos, fotografía o pegatinas.

Con la evolución de la ciudad, y sobre todo después de que Oporto fuera Capital Europea de la Cultura en el año 2001, la ciudad se abrió a las influencias exteriores y mostró su lado cosmopolita que estaba un poco dormido y entumecido; y los artistas tímidamente empezaron a mostrar sus colores en las calles. Al principio con algunos trow ups, hall of fame y después, relacionados con la escena hip-hop empezaron a crecer rápidamente las primeras pieces, planeadas y pensadas de dentro hacía fuera.

Pero lo que impulsó la escena de arte urbano de Oporto fue una cosa completamente diferente.

Un mural de grandes dimensiones en el Passeio das Virtudes de Oporto, uno de los miradores más bonito de la ciudad

Hazul, el graffiter más prolífico de la ciudad, pintó este enorme mural en el muro de la Cooperativa Árvore en el Passeio das Virtudes

La Guerra del Graffiti

Rui Rio fue el alcalde de Oporto entre 2001-2013 y era conocido por su eficiencia económica y el desprecio por las artes. Mirando hacia atrás, los ciudadanos recuerdan que durante este periodo la cultura en la ciudad fue creada por el sector privado y que el ayuntamiento pensaba que era un lujo que las arcas públicas no se podían permitir. Al mismo tiempo, se gastaban centenas de miles de euros en el circuito de carreras de Boavista, un sueño personal del alcalde. Mientras, llevado por las quejas de algunos ciudadanos, el gobierno de Rui Río creó la brigada anti-graffiti para limpiar todas las paredes de la ciudad, sin tener en cuenta si estaban o no aceptados socialmente.

Hay una gran cantidad de catalizadores sociales y el más inflamable es la Represión.

En 2013, la brigada anti-graffiti cubrió uno de los murales de Hazul en el centro de la ciudad y de repente, varias imágenes, se empezaron a compartir de forma viral por la red. Hubo una gran reacción en contra de este acto, comparándolo con la quema de libros, un ataque a la libertad de expresión y un paso más para eliminar todas las formas de arte en Oporto. El perfil de Rui Río en Wikipedia fue hackeado con comentarios sarcásticos que decían que este acto se debía a su antigua posición de antiguo ejecutivo en una a de las mayores empresas de pintura de Portugal.

Rápidamente, de la nada, los graffiters de Oporto, empezaron a sabotear la brigada anti-graffiti con… pintura. Durante el día, el equipo borraba los murales con pintura blanca o amarilla y por la noche, los artistas iban a los mismos lugares y pintaban una línea negra recta a lo largo de las paredes y una frase en portugués: Continua a pintar (sigue pintando). Fue una protesta muy simple y eficaz, era barato para uno de los bandos y muy caro para el ayuntamiento que gastó más de 150 000 euros en esta campaña, con algunos resultados inmediatos pero con grandes pérdidas a largo plazo.

escaparate de tienda colorido en Oporto

Godmess utiliza el escaparate de una tienda abandonada para su paste up

De repente, Hazul se convirtió en un mártir y sus murales se libraron de ser tapados en el momento álgido de la polémica. Inmediatamente empezó a ser comparado con Bansky, en primer lugar por el tratamiento VIP y también porque su identidad estaba rodeada de secretismo ya que el artista oculta si rostro. La gente, no sólo a los artistas urbanos, pensaron que era injusto para los demás artistas y empezaron a circular algunos algunos rumores que precedieron a algunos cambios.

El ayuntamiento reconoció que algunos de los murales eran arte y algunos no y decidieron crear una especie de licencia para artistas urbanos. Todo el mundo podía postularse pagando una pequeña cuota, pero tenían que presentar un proyecto y decir donde intervendrían. Al mismo tiempo se creo la primera ley de arte urbano de Portugal que imponía enormes multas para los transgresores. Mientras intentaba regular lo que era el arte y lo que no, el ayuntamiento contrató a un artista callejero para recrear viejas fotos de Porto en algunas paredes, una forma subliminal de decir que Oporto era estático y ordenado…

No funcionó, no se puede domesticar algo que tiene ilegal como su segundo nombre.

figura de hombre en blaco y negro con fondo rojo en Oporto

DRAW usó la fachada lateral de este edificio en la entrada del Puente Luís I para crear su AN.FI.TRI.ÃO (anfitrión). La podéis admirar desde Gaia .

Arte Urbano, una nueva perspectiva

Octubre de 2013. Rui Moreira es elegido Alcalde de Oporto. Este candidato independiente, empresario, miembro de una de las familias más importantes de Oporto, con una profunda pasión por su ciudad, se enfrenta a su nuevo puesto de la misma forma que en su vida empresarial. En lugar de actuar como un alcalde, empieza a actuar como un ejecutivo y se rodea de los mejores y consigue rápidamente el apoyo de algunos de sus contendientes en las elecciones que le han dado la alcaldía. Tiene un objetivo en su mente, restaurar la gloria y la sencillez que han formado parte del espíritu de Oporto durante siglos.

Una de las primeras personas que llegó para ayudarle fue su amigo Paulo Cunha e Silva, un humanista, intelectual y también un enamorado de Oporto. Su sueño era convertir Oporto en una “ciudad líquida […] en el que todo puede suceder en todas partes.” Y el arte urbano era uno de los engranajes de esta máquina. Tuvo la visión de entrelazar diferentes formas de arte en un gran festival callejero, que incluyera a todos los artistas y a todos los ciudadanos y que sirviera para alimentar una reflexión que las generaciones de hoy pudieran pensar en un futuro mejor. Desgraciadamente, falleció en noviembre de 2015, pero su legado se mantiene vivo.

una señora sonrie delante de una jirafa roja en una calle de Oporto

Una colaboraicón entre Godmess y Chei Krew– la cabeza de jirafa .

En abril de 2014, se inauguró el primer mural legal en Porto en las esquina de las calles Miguel Bombarda y Diogo Brandão, una de las puertas de entrada al Barrio das Artes, la zona de galerías de arte de la ciudad. Un mural de 130 metros cuadrados de D. Quijote y su compañero Sancho Panza representa todos los molinos de viento que el arte urbano tuvo que enfrentar hasta ese momento. Fue coordinado por la Circus Network, a través de las manos de los artistas locales Fedor, Mesk y Mots. Hoy en día es la prueba de que los murales legales son el camino a seguir en el futuro en una ciudad que sigue evolucionando cada día. Esto fue parte de un proyecto llamado Ru + A creado por Imagin’o Porto junto con Réplica y Circus Network, que también ha intervenido en una de las calles comerciales de Oporto, la Rua de Cedofeita, creando murales en las fachadas de tiendas denominados Urban Frames.

Después de eso, el Ayuntamiento encargó una intervención en las cabinas de teléfono de la Avenida dos Aliados, una exhibición dedicada al arte urbano en el Edificio Axa y un enorme mural hecho por Hazul y Mr. Dheo en uno de los parkings de propiedad municipal, muy cerca la estación de metro de Trindade. A continuación, todas las cajas eléctricas en calle de las Flores fueron decoradas por artistas urbanos de Oporto en un proyecto que juntó el Ayuntamiento y la empresa pública de electricidad. En el momento de escribir este artículo se está preparando una segunda intervención en la Rua de Cedofeita.

una cara con el tranvía de oporto en la cabez

Costah pega sus collages por toda la ciudad. Éste es una trabajo en conjunto con Bug Bolito.

Además, cerca de Palacio de Cristal, un parque de finales del siglo XIX, en la Rua da Restauração, hay una pared enorme donde cada seis meses se reemplazan murales, creando una oportunidad para los nuevos nombres del arte urbano.

Pero, ¿y sobre los artistas?

Hay una gran cantidad de artistas de Oporto pero aquí sólo podemos nombrar a unos cuantos que se pueden encontrar fácilmente en la calle. Hazul sigue siendo uno de los artistas más prolíficos de la ciudad, acostumbra a usar las puertas y ventanas tapiadas como lienzo para sus obras que se encuentran por toda la ciudad. Costah es otro artista popular usa sobre todo el collage con composiciones de colores y divertidas, que representan aves o personajes con las piernas y los brazos muy largos. Chei Crew son los que están detrás de las bonitas jirafas que se pueden encontrar en varias partes de Oporto. #PreencherEspaçosVazios y SEM usan azulejos en sus intervenciones, con un enfoque diferente y curioso. Y ¿qué pasa con las mujeres en el arte urbano? Lara Luís y Eleonor, son los nombres a tener en cuenta. Pasan de la ilustración directamente al arte de la calle, poniendo un poco de color más en nuestras calles. Algunos artistas internacionales que pasan por Oporto el también dejan su huella, como Selor que es bastante activo en el centro de la ciudad.

Actualmente

El arte urbano está cambiando y esto forma parte de su naturaleza. No está hecho para durar siglos, a veces dura sólo unos pocos días y es destruido o reemplazado por otro. La ciudad se enfrenta ahora a algunos retos y uno es que hay todavía hay algunas brigadas del ayuntamiento tapando murales, tratando de mantener un poco de orden. Sin embargo, no hay un jurado para decidir lo que es bueno o malo, sólo una pared donde el artista deja lo que él encuentra atractivo – Creo que esto es muy romántico e irónico. Actualmente las reglas dictan que una vez enviado el proyecto, si se acepta, se le da una licencia de forma gratuita, en el marco de una iniciativa para iluminar las calles. Las obras hechas por encargo del Ayuntamiento tienen un incentivo económico que empieza en los 300 €. Por otro lado, algunos artistas urbanos que tratan de conseguir una fama fácil intentan emular el martirio de Hazul, poniendo sus piezas en lugares estratégicos y, cuando son destruidos, organizan campañas en Facebook, pretendiendo difundir la “injusticia” para darse a conocer rápidamente. Esto no es honesto y está mal visto por la comunidad de artistas urbanos.

un rostro de grandes dimensiones cubriendo fachada en Oporto

Agustina Bessa Luís una de las más grandes escritoras de Oporto representada en un stencil por Eime

Mientras estáis en Oporto mantened los ojos y la mente bien abiertos y apreciad cómo el arte urbano potencia las calles y hace mejor la ciudad, no importa la edad que tengáis, prestad atención en el orgullo que tiene la gente de tenerlo al lado y las sonrisas en sus caras cuando alguien le hace una foto – para la mayoría de los ciudadanos de Oporto, el arte urbano también es patrimonio.

Tienda especializada

En un mundo que es casi exclusivamente masculino, el único lugar donde los artistas urbanos pueden comprar todos sus suministros está administrado por mujeres. Esta tienda especializada, además de vender material también se dedica a la promoción de artistas y actividades que enriquecen el arte urbano y, si queréis saber más sobre el tema, ir allí y preguntad.

Circus Network

Porto es una pequeña ciudad con un montón de gente con buenas ideas que tratan de hacer mejor la sociedad que les rodea mientras ganan un poco de dinero en el proceso. Circus Network, es la primera galería de arte de la ciudad dedicada al arte urbano, en ella podréis encontrar algunos artistas residentes que se encargan del proceso, y también toda la información sobre la escena de arte urbano de Oporto. Está dirigido por André y Ana – que tiene un master en arte urbano y del que lo saben casi todo – es una galería de arte, un espacio de co-working y un buen lugar para visitar. Ellos son los que están detrás del primer mural legal en la ciudad.

Carved wall by Vhils

Look at Porto (Mira Oporto) por Vhils, con la técnica de graffiti ecológico que elimina algunas capas de la superficie en vez de pintarla